|

Mary and May | María y mayo

Apr 30, 2020

In the Church, the month of May is typically dedicated to Mary, the Mother of God. May crownings are a regular part of life in many parishes throughout the world. May is also the month in which we celebrate Mother’s Day (May 10th).

Why is May Mary’s month? Here’s a brief explanation.

For centuries, the Catholic Church has set aside the entire month of Mary to honor Mary, Mother of God. Not just a day in May, mind you, but the entire month. The custom spans centuries and cultures, with roots going back as far as the ancient Greeks. In early Greece, May was dedicated to Artemis, the goddess of fecundity. In ancient Rome, May was dedicated to Flora, the goddess of blooms, or blossoms. They celebrated ludi florals, or floral games, at the end of April and asked the intercession of Flora for all that blooms.

In medieval times, similar customs abounded, all centering around the practice of expelling winter, as May 1 was considered the start of new growth. During this period, the tradition of Tricesimum, or “Thirty-Day Devotion to Mary,” came into being. Also called, “Lady Month,” the event was held from August 15-September 14 and is still observed in some areas. The idea of a month dedicated specifically to Mary can be traced back to Baroque times. Although it wasn’t always held during May, Mary Month included thirty daily spiritual exercises honoring Mary. It was in that era that Mary’s Month and May were combined, making May the Month of Mary with special devotions organized on each day throughout the month. This custom became especially widespread during the nineteenth century and remains in practice until today. The ways Mary is honored in May is as varied as the people who honor her.

It’s common for parishes have a daily recitation of the Rosary during May, and many erect a special May altar with a statue or picture of Mary as a reminder of Mary’s month. Additionally, it’s a long-standing tradition to crown the statue of Mary during May—a custom known as May Crowning. Often, the crown is made of beautiful blossoms representing Mary’s beauty and virtue. It’s also a reminder to the faithful to strive to imitate our Blessed Mother’s virtue in our own lives. May Crowning, in some areas, is a huge celebration and is usually done outside of Mass, although Mass may be celebrated before or after the actual crowning.

But May altars and crownings aren’t just “church” things. We can and should be doing the same in our homes. When we echo the customs and traditions of the Church in our homes—our domestic churches—we participate more fully in the life of the Church. If you haven’t already, I encourage you to erect a prayer corner in your home, no matter how fancy or simple it is. The main point is that it’s a place designated for God, and more specifically, for spending time in prayer. Just as you need proper atmosphere to sleep, you also need proper atmosphere to pray. For May, give Mary a special spot in your prayer corner. It can be a statue or picture, but place there some representation of our Blessed Mother. Make it appealing and a real tribute to her beauty and virtue.

This year we will not be gathering for Mass on Mother’s Day, nor will we be able to have a parish May crowning. However, I am putting together two different things for that day. We will have a virtual crowning of the statue of Mary on the Basilica grounds on May 10th following the live stream Mass, and I will be supplying (via Facebook and our website) a prayer service for the crowning of Mary in your homes or yards.

Yours in Christ,
Fr. Ron

En la Iglesia, el mes de mayo normalmente está dedicado a María, la Madre de Dios. Las coronaciones de mayo son una parte común en la vida de muchas parroquias en todo el mundo. Mayo es también el mes en el que celebramos el Día de las Madres (10 de mayo).

¿Por qué mayo es el mes de María? Aquí hay una breve explicación.

Durante siglos, la Iglesia Católica ha reservado todo el mes de mayo para honrar a María, Madre de Dios. No solo un día de mayo, pero todo el mes. La costumbre abarca siglos y culturas, con raíces que se remontan hasta los antiguos griegos. Desde los inicios de Grecia, el mes de mayo era dedicado a Artemisa, la diosa de la fecundidad. En la Roma antigua, mayo se dedicó a Flora, la diosa de las flores. Celebraron ludi florals, o juegos florales, a fines de abril y pidieron la intercesión de Flora por todo lo que florece.

En la época medieval, abundaban costumbres similares, todas centradas en despedir el invierno, ya que el 1o. de mayo se consideraba el inicio de un nuevo crecimiento. Durante este período, surgió la tradición de Tricesimum, o “Treinta días de devoción a María”. También llamado, “Mes de la Señora”, el evento se llevó a cabo del 15 de agosto al 14 de septiembre y todavía se observa en algunos lugares. La idea de un mes dedicado específicamente a María se remonta a la época barroca. Aunque no siempre se realizaba en mayo, el Mes de María incluía treinta ejercicios espirituales diarios en honor a María. Fue en esa época que el mes de María y mayo se combinaron, haciendo de mayo el mes de María con devociones especiales organizadas para cada día durante todo el mes. Esta costumbre se generalizó especialmente durante el siglo XIX y permanece en la práctica hasta nuestros días. La forma en que María es honrada en mayo, es tan variada como las personas que la honran.

Es común que las parroquias recen diariamente el Rosario durante mayo, y muchas erigen un altar especial con una estatua o  imagen de María como recordatorio del mes de María. Además, es una tradición de muchos años coronar la estatua de María, una costumbre conocida como la Coronación de Mayo. A menudo, la corona está hecha de hermosas flores que representan la belleza y la virtud de María. También es un recordatorio para los fieles en esforzarse por imitar la virtud de nuestra Santísima Madre en nuestras propias vidas. En algunos lugares, la Coronación de Mayo, es una gran celebración y generalmente se realiza fuera de la misa, aunque la misa se puede celebrar antes o después de la coronación propiamente dicha.

Los altares y coronaciones de mayo no son solo cosas de la “Iglesia”. Podemos y debemos estar haciendo lo mismo en nuestros hogares. Cuando repetimos las costumbres y tradiciones de la Iglesia en nuestros hogares, nuestras iglesias domésticas, participamos más plenamente en la vida de la Iglesia. Si aún no lo ha hecho, lo aliento a que haga un rincón de oración en su hogar, sin importar cuán elegante o simple sea. Lo importante es que sea un lugar designado para Dios, y más específicamente, para pasar tiempo en oración. Así como se necesita una atmósfera adecuada para dormir, también se necesita una atmósfera adecuada para rezar. Durante mayo, dé a María un lugar especial en su rincón de oración. Puede ser una estatua o una imagen, pero coloque allí algo que represente a nuestra Santísima Madre. Hágalo atractivo y un verdadero homenaje a su belleza y virtud.

Este año no nos reuniremos para la misa en el Día de las Madres, ni podremos tener una coronación parroquial en mayo. Sin embargo, estoy armando dos cosas diferentes para ese día. Tendremos una coronación virtual de la estatua de María en el jardín de la Basílica el 10 de mayo, después de la Misa en vivo, y proporcionaré (a través de Facebook y nuestro sitio web) un servicio de oración para la coronación de María en sus hogares o jardines.

Suyo en Cristo,
Padre Ron